Bosques invisibles en el océano

Published on January 14th, 2014

The_Little_Prince_earthTodos tenemos la imagen de un pequeño planeta azul perdido en la oscura inmensidad, o la de un pequeño planeta oscuro o, incluso, la de un pequeño planeta verde. La exploración del espacio ha cambiado nuestra percepción del planeta y a mí, todas estas visiones me llevan a pensar que existe un límite. Desde hace 150 años, los humanos estamos cambiado drásticamente los ciclos biogeoquímicos de la Tierra, principalmente mediante la combustión de la materia orgánica fósil, el petróleo y el carbón, y en solo unas décadas hemos conseguido duplicar la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera. ¿Dónde está toda la materia que quemamos frenéticamente para calentarnos y movernos? La vegetación terrestre capta este dióxido de carbono, pero en el océano hay unos “bosques invisibles” que lo captan tanto como lo hacen las plantas terrestres. Las diminutas “plantas” flotantes de estos bosques que consumen el CO2 son el fitoplancton.

“*Blue Marble”. La Terra des del VIIRS a bord del satèl·lit de la NASA Suomi NPP. 2012.

“*Blue Marble”. La Terra des del VIIRS a bord del satèl·lit de la NASA Suomi NPP. 2012.

De hecho, la captación es mayoritariamente un secuestro de carbono, pues parte de este carbono se exporta hacia las profundidades del océano cuando el fitoplancton muere, y otra parte se transfiere a los organismos que se lo comen y que, a la vez, se reproducen, generan residuos, y mueren. El ojo humano no es capaz de ver el fitoplancton pero, en ciertos momentos, las poblaciones crecen de forma explosiva, proliferan en el océano y cubren centenares de kilómetros cuadrados. Entonces, las altas concentraciones de los pigmentos de los organismos fitoplanctónicos, como la clorofila, cambian la reflexión de la luz de la superficie del mar. El agua se vuelve verdosa, rojiza o marrón. A veces, el mar también presenta un color blanco lechoso o brillante. Esto es debido a las paredes calcáreas que cubren algunos organismos del fitoplancton. Es en este momento de proliferación cuando el fitoplancton microscópico se hace visible, incluso para los satélites. Y esto nos ayuda mucho. Los cambios de color del océano dan una idea de la cantidad de fitoplancton a escala global y nos ayuda a entender su papel en el cambio climático. Os dejo imágenes de estos bosques hechas por la sonda MODIS del satélite Aqua de la NASA. Si curioseáis en la web de la Earth Observatory encontraréis otras muchas imágenes interesantes!

Black Sea

Black Sea

Bay of Biscay

Bay of Biscay

Falkland Islands, southern Argentina.

Falkland Islands, southern Argentina.

 

Esther Garcés
Departament de Biologia Marina i Oceanografia
Institut de Ciències del Mar, CSIC