El poder molecular de la meditación

Published on July 28th, 2013
Los practicantes de técnicas milerarias como el yoga, la meditación, la repetición de mantras u oraciones explican convencidos los efectos beneficiosos de estos hábitos.

Todos estos métodos inducen a un estado de relajación corporal a partir de focalizar la mente en el aquí y el ahora. Mediante la concentración y la respiración o la repetición de una frase sencilla se consigue dejar de lado los pensamientos que nos bombardean el cerebro de manera constante (recordar, planificar, pensar …) y se induce a un estado de relajación corporal que se llama, de manera fisiológica, Respuesta de Relajación (RR) (1,2,3).

Hasta ahora existían estudios que demostraban los beneficios del yoga tanto en síndromes psicológicos, como la depresión o la ansiedad, como en síndromes físicos, como por ejemplo las enfermedades cardiovasculares y la hipertensión (4,5,6). Estas investigaciones revelaban que la RR producía cambios a nivel fisiológico que contrarrestaban sustancialmente los efectos nocivos de la respuesta opuesta inducida por el estrés (1,2,3).

Este mes de Mayo, ha salido a la luz un estudio realizado en los hospitales Massachusetts General Hospital y Beth Israel Deaconess Medical Center de Boston y publicado en la revista científica PLoS ONE (7), donde se da una posible explicación molecular a los efectos fisiológicos inducidos por la RR .

El estudio se ha llevado a cabo en un grupo de personas que no habían practicado nunca la meditación y se ha visto que la expresión de algunos genes cambia después de una sesión de relajación. La investigación ha evidenciado un aumento en la expresión de genes relacionados con el metabolismo (genes mitocondriales y secreción de insulina) y genes relacionados con el envejecimiento y la protección contra el estrés oxidativo (genes necesarios para mantener la longitud de los telómeros) . Por otra parte, se ha observado una clara disminución de la expresión de los genes ligados a la respuesta fisiológica del estrés (genes de procesos inflamatorios). Es especialmente interesante que al analizar los valores de expresión de los mismos genes en un grupo de practicantes veteranos de técnicas meditativas, se encuentran las mismas tendencias pero mucho más acentuadas (7). Así pues, los habituales de estos métodos milenarios no sólo mejoran su calidad de vida diaria sino que están protegiendo continuamente su cuerpo de los efectos nocivos del estrés.

Iniciarse en la meditación no es pan comido y el primer día que te sientas a meditar te parece imposible que algún día consigas pararte allí, entre un pensamiento y otro; no obstante, con un poco de constancia se avanza en la práctica de relajar el cuerpo y la mente. Este estudio demuestra que conseguir unos 10-20 minutos de relajación diaria son suficientes para poner en marcha unos mecanismos moleculares que nos protegen de los efectos nocivos del estrés. Dado que es difícil eliminar el estrés de manera completa en nuestro día a día, quizás vale la pena intentar practicar alguna de estas técnicas. A pesar de que no podremos notar sus efectos moleculares, seguro que conseguiremos poner un poco más de paz en nuestros días de una manera poco complicada y que necesita de muy poco para poder practicarse.

Redacción:
Elena Casacuberta

Investigadora Principal
Instituto de Biología Evolutiva

Bibliografía

  1. Benson H, Beary JF, Carol MP (1974) The relaxation response. Psychiatry 37: 37–46.
  2. Benson H (1975) The Relaxation Response: HarperCollins.
  3. Dusek JA, Benson H (2009) Mind-body medicine: a model of the comparative clinical impact of the acute stress and relaxation responses. Minnesota medicine 
92: 47–50.
  4. Dusek JA, Hibberd PL, Buczynski B, Chang BH, Dusek KC, et al. (2008) Stress management versus lifestyle modification on systolic hypertension and medication elimination: a randomized trial. Journal of alternative and 
complementary medicine 14: 129–138.
  5. Nakao M, Fricchione G, Myers P, Zuttermeister PC, Baim M, et al. (2001) 
Anxiety is a good indicator for somatic symptom reduction through behavioral medicine intervention in a mind/body medicine clinic. Psychotherapy and psychosomatics 70: 50–57.
  6. Benson H, Frankel FH, Apfel R, Daniels MD, Schniewind HE, et al. (1978) Treatment of anxiety: a comparison of the usefulness of self-hypnosis and a meditational relaxation technique. An overview. Psychotherapy and psychoso- matics 30: 229–242.
  7. Bhasin MK, Dusek JA, Chang B-H, Joseph MG, Denninger JW, et al. (2013) Relaxation Response Induces Temporal Transcriptome Changes in Energy Metabolism, Insulin Secretion and Inflammatory Pathways. PLoS ONE 8(5): e62817. doi:10.1371/journal.pone.0062817