En busca de mariposas por el Mediterráneo. (Segunda entrega)

Published on September 6th, 2013
En esta segunda entrega, Raluca nos habla de su proyecto de investigación, que le ha llevado a viajar por casi toda la costa del Mediterráneo occidental, desde Túnez hasta los Alpes, saltando también a las maravillosas islas de Córcega y Cerdeña.

¿En qué consiste la investigación que estás realizando actualmente?

El objetivo de mi proyecto es estudiar la relación existente entre la estructura genética de las poblaciones de mariposas del Mediterráneo occidental y su distribución biogeográfica.

Con esta finalidad estoy estudiando lo que conocemos como códigos de barras de ADN* de la fauna de mariposas de la región, que comprende el norte de África (Marruecos, Argelia y Túnez), la Península Ibérica, sur de Francia, Italia y un gran número de islas del Mediterráneo occidental.

*El estudio de los códigos de barras de ADN o DNA barcoding es un método taxonómico que se basa en el análisis de secuencias cortas del ADN de un organismo, a las que denominamos marcadores genéticos, para identificar una determinada especie.

Mediante el estudio de los códigos de barras de ADN de las mariposas podemos evaluar la utilidad de esta técnica tanto para la identificación de una muestra en particular, como para estudios de biodiversidad a gran escala.

Nos hemos centrado en las 150 especies de mariposas más comunes en estas regiones insulares y continentales. En base a su secuencia de ADN, los datos morfológicos y su distribución, será posible estimar el momento y el origen de los sucesos de colonización de las islas de la mayoría de las especies.

Relacionaremos todos los datos obtenidos con la historia geológica y climática, así como con los patrones de viento y la ecología de cada especie, con tal de poder entender la dinámica de dispersión de las mariposas y conocer aquellos factores que influyen en este proceso.

¿Por qué decidiste colaborar en este proyecto?

Me sentí atraída porque es una investigación integral y original, que analiza muchos aspectos de las mariposas, como su estructura genética, ecología, morfología, comportamiento,… Además, estamos estudiando una fracción importante de las especies de Europa y norte de África, casi el 50% de todas ellas.

Estoy muy feliz por poder participar en este proyecto y tener la oportunidad de aprender muchas cosas. Espero que esta investigación aporte un progreso real en el conocimiento de las mariposas europeas.

¿Qué aspectos de tu investigación destacarías como más innovadores?

El aspecto más innovador de este proyecto lo constituye el uso de las secuencias de ADN obtenidas para poder inferir patrones geográficos en los procesos de colonización de las islas.

Lo que también es novedoso en este estudio, en comparación con otros trabajos focalizados en unas determinadas islas o especies, es que el análisis simultáneo y comparativo de múltiples especies permitirá inferir los patrones de dispersión y extraer conclusiones generales avaladas estadísticamente.

¿Qué logros has alcanzado hasta el momento?

En los dos primeros años de mi beca, el resto del equipo y yo hemos sido capaces de reunir una gran colección de muestras del Mediterráneo occidental. Actualmente el número de ejemplares recogidos asciende a casi cinco mil, correspondientes a 5 países y más de 30 islas.

Por otro lado, se ha analizado la secuencia COI* de casi 3000 ejemplares seleccionados dentro de esta región.

*La secuencia mitocondrial COI es un marcador genético utilizado en estudios de códigos de barras de ADN. Concretamente, se trata de la porción del ADN propio de las mitocondrias correspondiente al gen de la subunidad I de la proteína Citocromo Oxidasa.

¿Cuántos viajes has tenido que hacer para recolectar especímenes?

El primer viaje de recolección, dentro de mi proyecto de tesis doctoral, fue a Córcega y Cerdeña, dos estupendas semanas en estas bellas islas, donde encontramos diversas mariposas endémicas.

Después siguió Marruecos, un país del que me enamoré, no solo debido a su gran riqueza de especies, sino también por sus espectaculares y variados paisajes, su gente afable y la sensación de libertad que experimento cada vez que voy.

También visité Túnez, más al Este, donde vuelvo este año, ahora en Julio, para explorar un poco más.

Otro destino importante para mi proyecto fue el sur de Francia. El año pasado planificamos un viaje que comenzó en Barcelona y nos llevó a lo largo de la costa mediterránea hasta los Alpes.

La lista no podría completarse sin España, donde he tenido la oportunidad de buscar mariposas en Granada, los Pirineos y las islas Baleares.

Además de recoger todo el material necesario para los estudios morfológicos y moleculares, todos estos viajes representan una gran oportunidad para mí, ya que he podido observar una gran cantidad de especies de mariposas y sus hábitats por primera vez. Es una experiencia increíble.

Según tu punto de vista, ¿qué beneficio puede aportar tu trabajo a la sociedad?

Creo que mi investigación tendrá repercusiones dentro de los campos de la biogeografía y biodiversidad. Y, dado el alto porcentaje de poblaciones de mariposas que están en peligro  en las islas que hemos visitado, también espero que sea útil para la conservación de estos animales.

El uso de códigos de barras de ADN para inferir patrones biogeográficos a gran escala abrirá las puertas al desarrollo de nuevas aplicaciones para el estudio de la gran cantidad de este tipo de datos acumulados por la comunidad científica (2197245 códigos de barras disponibles en este momento).

Además, los resultados obtenidos nos permitirán destacar los posibles casos de especies crípticas* que han pasado desapercibidas para los científicos como consecuencia de su similitud morfológica. Descubrir estas situaciones puede tener importantes implicaciones en la conservación de la naturaleza y en la monitorización de la biodiversidad.

*Especies crípticas son aquellas que son extremadamente similares morfológicamente y que en el pasado se agrupaban bajo una misma especie.

Finalmente, la creación de una biblioteca muy completa de códigos de barras de las mariposas del Mediterráneo occidental que esté a disposición del público representa una herramienta que permitirá la identificación de casi todas las especies (y de casi cualquier etapa de la vida de estos insectos) sin ningún tipo de conocimiento taxonómico previo.

En cuanto a cuestiones evolutivas, ¿has encontrado algún resultado destacable?

En el estudio de las mariposas del Mediterráneo occidental hemos encontrado un patrón muy interesante: las especies crípticas muestran una tendencia a no coexistir en una misma área, hecho que es especialmente marcado en el caso de las islas. Hemos llamado a este fenómeno exclusión mutua.

Esta interesante propiedad amplia nuestra visión sobre cómo interactúan las especies y nos ayuda a comprender mejor cómo mantienen su identidad a pesar de las pronunciadas similitudes morfológicas que presentan.

¿De qué manera podría ayudar tu investigación al estudio del cambio climático?

En general, las mariposas son muy buenos bioindicadores. Son sensibles y responden rápidamente, incluso a pequeñas modificaciones en su hábitat, así como a las alteraciones provocadas por el cambio climático.

Uno de nuestros estudios se centra en un par de especies crípticas de mariposas denominadas Aricia agestis y A. cramera. Recientemente se ha demostrado que A. cramera habita en el norte de África, Iberia y Cerdeña, mientras que en el resto de Europa está siendo reemplazada por A. agestis. Curiosamente, en Cataluña, hoy en día, coexisten las dos especies.

Mediante la aplicación de técnicas de secuenciación de próxima generación tenemos la intención de obtener información del ADN presente en especímenes de museos que tienen 100 años de antigüedad. Esto nos permitirá comparar las distribuciones pasadas y presentes de esta especie en la Península Ibérica con el objetivo de ver cómo ha cambiado su distribución en el tiempo y en el espacio y comprobar si éste es un resultado inducido por el cambio climático.

Entrevista y supervisión de estilo: Néstor Santiago